title-separator

Sunny Latam

blog-2

¿Por qué Estonia no es un paraíso digital fiscal?

Para aprender por qué Estonia no es un paraíso fiscal, primero debes saber qué es un paraíso fiscal. Y ese va a ser nuestro primer objetivo en este post, donde te invitamos a embarcar para romper con uno de los mitos más populares de Estonia, el país más eficiente del mundo.

PARAÍSO FISCAL: EL CONCEPTO

Se trata de un país donde el régimen tributario de impuestos es bajo o nulo, por lo que atrae residentes y capital extranjero. Seguramente, has escuchado hablar en más de una ocasión de ‘las islas que se han convertido en paraísos fiscales’. La escasa presión fiscal convierte estos territorios en un destino atractivo para muchas personas, llevando a cabo gran parte del abuso fiscal corporativo mundial. Sirvan de ejemplo países como las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán o Suiza.

El propio Índice de Paraísos Fiscales Corporativos clasifica a cada nación en función de la intensidad con que se permite a las empresas multinacionales transferir beneficios fuera del país en el que opera. Y por tanto, pagar menos impuestos.

¡A lo que vamos!

LOS MOTIVOS POR LOS QUE ESTONIA NO ES UN PARAÍSO FISCAL

Por el contrario, a lo que sucede en estos países, Estonia tiene el mejor sistema fiscal del mundo. Es el más competitivo y eficiente de toda la OCDE, pero ¿por qué está tan bien posicionado?

Principalmente, por tres razones:

Impuesto de sociedades

El país grava las ganancias empresariales con el tipo impositivo del 20%. Aunque no se trata de un gravamen especialmente bajo comparado con otros países, como Irlanda (12,5%) o Hungría (9%), tiene otras características que lo convierten en un tipo muy atractivo: se paga solo el impuesto de sociedades por el reparto de dividendos, permite compensar las pérdidas con los beneficios presentes, permite la libre amortización de activos. En definitiva, el impuesto de sociedades de Estonia es muy flexible para las empresas.

Configuración sobre el IBI o impuesto de bienes inmuebles

No permite que los agentes efectúen grandes estrategias de reacción frente a la subida de impuestos. En la medida en que el bien inmueble no puede trasladarse del país, hay muy poco margen. Los países, en general, no solo gravan el suelo, sino también la estructura edificada. Sin embargo, en Estonia, solo se grava el suelo, por lo que no penaliza la inversión residencial o empresarial.

Impuesto sobre la renta

Se estructura como un flat tax o tipo único sobre la renta del 20%, por lo que todos los estonios pagan el mismo tipo impositivo nominal, independientemente de la renta que tengan.

El principal objetivo de estos tres impuestos en Estonia es no penalizar el ahorro o la inversión de los estonios, considerados como la base del éxito en cualquier economía. No obstante, aunque muchos piensan que se trata de un paraíso fiscal, lo que sucede realmente es que los impuestos son justos y su esquema fiscal permite a las empresas crecer de forma sana.

¿CÓMO CONSIGUE ESTONIA CONVERTIRSE EN UN SISTEMA FISCAL JUSTO?

Gracias al ahorro y la inversión que se logran a través de:

  • Gravar solo las ganancias distribuidas, no las reinvertidas o los dividendos.
  • No gravar el valor de las estructuras empresariales o familiares sobre las que se invierte.
  • No penalizar los salarios altos, ni la inversión en capital humano

Esto explica la elevada tasa de ahorro media de Estonia, por encima de otros países de la Unión Europea, así como la tasa de inversión. ¡No es casualidad!

¿POR QUÉ ESTONIA TIENE LOS IMPUESTOS MÁS COMPETITIVOS?

Desde luego, en términos de desarrollo tecnológico, emprendimiento e innovación, Estonia se está convirtiendo en un auténtico modelo a seguir. No solo es el primer estado en reconocer internet como un derecho básico de todos sus ciudadanos, sino que presenta los impuestos más competitivos de toda la OCDE.

¡Pero no es un paraíso fiscal!

Pese a no tener impuestos especialmente bajos, ha atraído la atención de muchísimas startups, como Skype, Transferwise (Wise) o Bolt, convirtiéndose en la cuna de las empresas emergentes y el emprendimiento digital. Su principal estrategia para atraer empresas y talento al país es la e-Residency o residencia electrónica. Es un documento emitido por el gobierno estonio que sirve para que los emprendedores puedan establecer y gestionar una empresa en línea con independencia geográfica.

¿Cuál es la fórmula mágica para conseguir un país tan desarrollado digitalmente? ¿De verdad esto se consigue a costa de tecnología y mucho internet?

No exactamente. Es el sistema fiscal más competitivo del mundo según la Tax Foundation. Esto no significa que sea un impuesto bajo, sino que la calidad está en ser impuestos justos y en la forma en que se pagan. Cuenta con un sistema fiscal muy simple y neutral. No solo es más justo, sino que también es mucho más sencillo. Tanto, que hacer una declaración de la renta en este país lleva solo 5 minutos (sin exagerar).

La gran ventaja de cómo se paga el impuesto nos lleva a destacar que, de entrada, solo se paga cuando sacamos el dinero de la empresa, y se pueden compensar las pérdidas de años anteriores con las ganancias de otros años. Crear una sociedad es tan sencillo como abrir una cuenta de Instagram. Pero nada de esto sería posible sin la estrategia de la burocracia cero, algo que ha conseguido gracias a una iniciativa del gobierno.

En el año 2015, se lanzaron dos encuestas (empresarios y funcionarios) para pedir sugerencias sobre cómo aligerar los trámites burocráticos. Estonia se dio cuenta de que las distintas agencias del gobierno utilizaron demasiados softwares de contabilidad, por lo que eligieron una única plataforma. Lo mismo sucedió con la información fiscal, que fue centralizada en un único sistema (X-ROAD).

Como consecuencia, ahora resulta mucho más fácil detectar el fraude fiscal, los bancos comparten con el gobierno la información fiscal en tiempo real, etc. ¿Entiendes ahora por qué el 95% de los trámites se realizan de forma online en Estonia?

¿No nos crees? Solicita más información y no te quedes con la duda. En Sunny Latam estamos esperándote.